17/12/11

Exposición Ninfas y Sirenas

La exposición  Ninfas y sirenas explora la mirada de lo femenino en la obra de Ramón Gómez de la Serna, interpretada por las ilustraciones de David Vela y las pinturas y esculturas de Ángel Laín.


Dos visiones de la mujer literaria ramoniana a partir de una selección de más de cuarenta textos del escritor: por una parte, el ensueño de la mujer ideal, fantasmal y etérea, plasmado en veinte ilustraciones; por otra, la obsesión erótica del escritor, entre el vitalismo y lo perverso y fetichista, recreado en pinturas y maniquíes.
Marcado desde su adolescencia por su relación con una mujer madura y de gran personalidad, la escritora Carmen de Burgos, la presencia de la mujer es una de las claves de la literatura de Ramón, que rompe con la pacata moral de su época. La percepción de lo femenino en la obra de Ramón es siempre singular; desde el pansexualismo de sus escritos de juventud y su vitalista exaltación de lo carnal en obras como Senos, pasando por la visión más literaria  entre el decadentismo y la imaginación perversa de novelas como La nardo, a la fantasía vanguardista y fetichista de El incongruente.

Las “Ninfas y las sirenas” literarias de Ramón se convierten en imágenes y objetos en dos lenguajes artísticos muy distintos. La ilustración cercana al art déco de David Vela intenta atrapar las ninfas literarias de las greguerías: sonámbulas, náufragas, resucitadas... así como su otra obsesión: la muerte. Las arpilleras y esculturas de Ángel Laín recrean la exaltación carnal de la mujer, de las sirenas ramonianas, pero también el reflejo de la incapacidad del hombre: su obsesión por el fetiche, por la mujer artificial.
La exposición es una invitación a la lectura de la obra de Ramón,  que va mucho más allá de la greguería, abarcando otros muchos géneros. También una reflexión sobre la imagen de lo femenino en su literatura.

Ninfas y Sirenas en Heraldo de Aragón y El Periódico de Aragón  

"Las veinte ninfas y sirenas ramonianas estilizadas por Vela para dicha muestra levitan en mundos sutiles, ingrávidos y gentiles… son pompas de jabón opacas bajo el cielo negro, tornasol bajo el cielo azul. Ángeles esquivos e inaprensibles de la muerte, el sexo y la gracia.
Pone Laín su contrapunto con la encarnación erótica de la feminidad en veinte telas y maniquíes o “sirenas de rastro”, sin abandonar cierta posición de extrañamiento de la mitad masculina del cielo con respecto a la mitad femenina, extrañamiento que perdura hoy como hace un siglo cuando empezó a escribir Ramón, y a pesar de las décadas de liberación de la mujer transcurridas es un misterio humano más inamovible que el divino de la trinidad.
David-Ángel-Ramón: imágenes femeninas secularmente tópicas en ocasiones, poéticas y plásticas siempre". 
(De la reseña de Fernán Escudero) Ver texto completo en el blog de Fernán Escudero